Pueblos de Andalucía: Osuna

La preciosa localidad sevillana de Osuna se levanta sobre una colina rodeada de olivares.

De la población Urso, prerromana, quedan muchos vestigios ibéricos en el casco urbano. Los romanos y los árabes dejaron su legado, del que respectivamente en la actualidad sobresalen los restos del teatro y de la necrópolis romanos y la alcazaba y la almohade Torre del Agua, hoy sede del Museo Arqueológico.

Entramos en el Museo Arqueológico y nos quedamos encantados viendo las leyes romanas en bronce (los “Bronces de Osuna”), imágenes en relieve de sacerdotisas, flautista, guerreros, jinete, el toro y el carnero de monumentos funerarios.

Seguimos y observamos los testimonios de las culturas íbera, romana, visigótica, árabe. Vemos monedas, urnas funerarias, un féretro de plomo, lucernas, vasijas, cerámica fina, cerámica sellada, pintada. Hay también vasijas y platos romanos de vidrio, instrumentos de cirugía y medicina, molinos.

La riqueza patrimonial de Osuna se demuestra además en otros dos magníficos museos.

La Colegiata de Osuna, con el Museo de Arte Sacro, para nuestra visita constituyen una misma cosa, aunque sean como dos museos. Entre ambos se alberga una de las colecciones de pintura más importantes del Barroco, con lienzos de José de Ribera, “el Españoleto” (San Bartolomé, San Jerónimo), de Luis de Morales, esculturas de Alonso Cano, etc.

Hay imágenes religiosas de la Virgen de la Merced, Vírgenes de alabastro, otras de Sicilia, un cáliz con campanillas del escultor Ribadeo, casullas de los siglos XV y XVI.

En Osuna la familia noble de los Girón desde el siglo XVI remodeló la ciudad y construyó edificios tan grandiosos como la Colegiata, que desde el altozano donde se eleva parece llamarnos. En esta se observa la evolución del Gótico y del Renacimiento al Barroco. En el interior de la Colegiata vemos un monumental retablo barroco de la Asunción.

Cuando bajamos a la cripta nos quedamos emocionados al contemplar los nichos ilustres de la familia Téllez Girón, los duques de Osuna. Después, otro lugar impresionante es la capilla subterránea, “la pequeña catedral”, con su coro, altar, etc.

La Casa de Téllez-Girón es un linaje nobiliario de la Corona de Castilla. El apellido Téllez-Girón proviene de la unión de los apellidos del matrimonio formado por María Téllez de Meneses y Gonzalo Ruiz Girón. A este linaje pertenecieron los señores de la casa de Osuna, que tenían también títulos de condes de Ureña, duques de Osuna y marqueses de Peñafiel. Fueron además hombres de confianza de Felipe II y de sus sucesores.

La familia Girón también edificaría en Osuna iglesias como la de Santo Domingo y conventos como el de San Pedro y el de la Merced. Bellísimos palacios barrocos son los de los Cepeda y el del Marqués de la Gomera.

Cuando salimos de Osuna, hacia el norte, encontramos las lagunas de Osuna y Lantejuela, un auténtico paraíso para las aves. En su ruta migratoria cada año miles de aves como las garzas reales, ánsares y patos, como el casi extinguido pato malvasía, descansan en las lagunas.

Numerosos restaurantes y bares, como “Casa del Marqués”, “Villa Ducal”, “Caballo Blanco”, “Casa Curro”, “Taberna Jicales”, y otros nos permiten disfrutar de los platos de la tierra, como el cocido ursaonés o la ardoria.

Mientras tomamos una cerveza, escuchamos a un grupo cantando CANTARES.

CANTARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *